Vamos comprendiendo que podemos observar la emoción y optar por la autorregulación de forma que nos asegure más salud y bienestar. De modo que, si de forma consciente -intención- aportamos conciencia -atención- y aceptación -actitud- a la experiencia del momento presente, dispondremos de un abanico mayor y mas adaptativo de mecanismos de afrontamiento. Ampliaremos la ventana de tolerancia emocional.

El yoga es una práctica muy eficaz para regular los niveles de agitación. Es capaz de calmar la mente y aliviar las tensiones. Los ejercicios que propongo son sencillos: no buscan que hagamos un esfuerzo físico importante, sino a tu atención e intención.

ATENCION A LA POSTURA

Una postura correcta consigue utilizar la musculatura de forma eficiente y equilibrada, al tiempo que economiza energía. Del mismo modo, si mantienes los huesos y las articulaciones alineados correctamente, alivias la tensión en los ligamentos y evitas el sobreesfuerzo de las articulaciones.

Precisamente el yoga desarrolla la conciencia corporal a través de movimientos lentos que permiten reajustes en cada momento durante la práctica.

Como hemos visto en anteriores posts, las emociones y los pensamientos condicionan nuestra postura y energía y también al revés, es decir que ambas se influyen a nivel psicológico. Esto significa que estar erguida produce un efecto hormonal que aumenta los niveles de determinadas hormonas y reduce otras relacionadas con el estrés.

Prueba distintas opciones y observa cómo reacciona tu mente ante las incomodidades que percibe tu cuerpo.

Sentada en un cojín de meditación o en Sukhasana (postura fácil):

Separa un poco las nalgas para sentarte sobre los isquiones. Llévate el talón al perineo y apoya la planta del pie en la parte interior del muslo. Apoya la planta del otro pie en la espinilla de la otra pierna. Relaja las rodillas dejando que caigan hacia el suelo. Alarga la columna y crece desde tu base.

Sentada en silla, sin apoyarte en el respaldo, con las plantas de los pies arraigados el suelo o sobre un soporte

ATENCIÓN A LA INTENCIÓN

Para meditar en cualquier momento y lugar basta con prestar atención a tus inspiraciones y espiraciones, así conectaras cuerpo y mente y tomaras conciencia del momento presente, el único que existe. Cuando aparezca algún sentimiento o pensamiento, no lo rechaces, reconócelo, pero no te dejes atrapar por él.

ATENCIÓN A LA ACTITUD

Aceptación. No hay que hacer nada. Con un corazón abierto que acoge, sostiene y abraza lo que hay en lugar de luchar contra ello o tratar de cambiarlo.

Deja un comentario