Ergonomía para tiempos de teletrabajo: atención a la postura.

Atendiendo a los principios de corrección postural, el tiempo que permanezcamos sentados tenemos que prestar atención a varios puntos:

Tendrás que adaptar la silla a la altura que te permita mantener la postura adecuada con los pies perfectamente apoyados en el suelo y las rodillas formando un ángulo recto con tu cadera.

La columna debe permanecer erguida y alargada desde la base de tu asiento.

Siéntate  con la pelvis ligeramente inclinada hacia delante, reposando la espalda totalmente sobre el respaldo de la silla.

Los brazos tienen que contar con apoyo y los codos también. Procura mantenerlos relajados y alejados de las orejas.

Además, la pantalla del ordenador tiene que quedar situada a la misma altura que los ojos y que la visión sea en ángulo descendente y a unos 45 centímetros de distancia.

Para no generarte molestias cervicales evita elevar los hombros y tener la postura de la cabeza adelantada.

Al usar el teclado las muñecas deben estar relajadas y alineadas con el antebrazo.

No cruces las piernas. Al hacerlo de manera continua se produce una rotación de cadera que puede producir compresión del nervio ciático.

Es clave levantarse de la silla cada cierto tiempo. Debemos movernos, caminar, realizar pequeños y suaves estiramientos de  tronco y extremidades y, sobre todo, evitar mantener la misma postura durante muchas horas.

Si no mantenemos una postura saludable, el cuerpo acabará avisando:

  • Dolor de cabeza: puede estar causado por una iluminación inadecuada y una mala posición de la pantalla del ordenador porque forzamos los ojos a trabajar mucho.
  •  Dolor de cuello y espalda: una silla que no tiene mucho apoyo y un escritorio de trabajo mal ajustado pueden aumentar la tensión en la espalda y causar dolor y tensión.
  •  Tendinitis y tensión muscular: la tendinitis del hombro y codo del tenista son muy comunes con los movimientos del ratón del ordenador por ejemplo

En casa también es importante prestar atención a cuestiones como cargar peso y cuidar la postura de descanso. Colocar los apoyos correctos y del tamaño adecuado bajo la nuca y las rodillas facilita mantener una posición erguida de espalda, manteniendo sus curvas naturales, que mejora nuestro bienestar.

 

Deja un comentario