En yoga no hay competición, no hay fuerza ni exigencia y la atención en el flujo respiratorio para conducirlo al interior del asana es la clave de la práctica. Una de las bases del yoga es justamente el control del flujo respiratorio: se denomina pranayama al conjunto de técnicas de respiración enmarcadas en la práctica cuyo propósito es equilibrar el prana o energía vital, sutil o esencial.

Seas o no practicante de yoga, puedes llevar a cabo diversos ejercicios de respiración profunda para mejorar tu salud tanto física como mental y reducir tu estrés.

Si eres principiante te recomiendo empezar por un ejercicio sencillo de respiración profunda, que puedes practicar durante diez minutos al día en postura sentada  en un lugar tranquilo y cómodo: Relaja los músculos detectando aquellas zonas de tu cuerpo que experimentan tensión y a continuación, comienza a inhalar y exhalar profundamente, dejando que la exhalación se alargue un poco más que la inhalación. Puedes contar mentalmente.

Y si te atreves con un sencillísimo ejercicio de respiración alterna, toma nota:

Cuando hago esta técnica antes de comenzar mis sesiones de yoga y meditación noto la mente más clara y enfocada y una agradable calma interior.

Anuloma viloma es una técnica de pranayama (control de la energía vital) del Hatha Yoga.

En la práctica consiste realizar respiraciones de forma alternadas por las fosas nasales.

Te enseño a cómo colocar los dedos:

Siéntate sobre el suelo o una silla con la columna erguida.

Con el pulgar derecho tapa la fosa nasal derecha; con el meñique y el anular, la izquierda. Índice y corazón se pliegan hacia dentro.

Presta atención al flujo del aire y los tiempos:

Empieza tapando la fosa nasal derecha y expulsa todo el aire por la izquierda.

Inhala por la izquierda tres segundos, abre la fosa derecha, tapa la izquierda y exhala por la derecha seis segundos.

Inhala por la derecha tres segundos, abre la fosa izquierda, tapa la derecha y exhala por la izquierda seis segundos.

Alarga la exhalación; si puedes que sea el doble que la inhalación: relaja y ayuda a centrarse.

Repite las veces que quieras.

Deja un comentario